CONTENIDO

Recibí estos artículos en tu correo:

Click

Historia del tarot

A lo largo de todos los tiempos la imaginación del ser humano se vio motivada de continuo a desentrañar un misterio supuestamente indescifrable: el futuro. Poder revelar las múltiples manifestaciones de la existencia personal con cierta antelación, parecería albergar en cada mortal, un seguro de esperanzas, realizaciones y triunfos. Entre los muchos métodos existentes para determinar el presente y el porvenir; el arte de echar las cartas se erigió con particular permanencia sobre todos los demás. Según relaciones de muy diverso origen (aceptables algunas, discutibles las más) las cartas de TAROT representan una respuesta a ese enigma de siglos que es la futurología.

Algunas antiguas tradiciones señalan que la creación del TAROT se le debe al dios de los egipcios, Thot. Todo el conocimiento contenido en esos naipes fue mantenido en secreto durante siglos por los sacerdotes del antiguo Egipto; es bien sabido por otra parte que las doctrinas ocultas sustentadas por aqéellos, sólo eran transmitidas a los iniciados, es decir, a quienes luego de aprobar distintas pruebas demostraban ser dignos portadores y conocedores de la verdad de Thot, o sea del TAROT.

Thot fue el más misterioso y el menos comprendido de los dioses, cuyo carácter personal era enteramente distinto de todas las demás divinidades del antiguo Egipto. Es el dios de la sabiduría, y autoridad sobre los restantes dioses. Es el registrador y el juez. Su cabeza de Ibis, la pluma y la tablilla del escriba celestial, anota los pensamientos, palabras y acciones de los hombres y los pesa en la balanza.

El origen de la palabra TAROT es Francés y etimológicamente significa Triunfos. Consiste en una agrupación de naipes, en total setenta y ocho que se distinguen como Arcanos Mayores y Arcanos Menores. Los primeros son veintidós, expresan la evolución y progresos del hombre en el mundo. Los segundos son cincuenta y seis, divididos éstos por lo que se denomina palos: bastos o varas, espadas, copas y estrellas u oros.

Hay otras variedades de naipes pero los que no poseen estas características se les denomina oráculos. Los mazos de TAROT más habituales son Marsellés, Balbi, TAROT Místico y Egipcio. Los oráculos serían Gitanas, Runas, Ángeles, Buzios. Esta orientación espiritual es utilizada para el crecimiento personal y el cultivo de facultades síquicas y espirituales.

Recibí estos artículos en tu correo:

Click